La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones ha celebrado el miércoles 24 de marzo la I Edición del Foro Anfac, centrado en ‘La movilidad del futuro‘, donde su presidente, José Vicente de los Mozos, ha explicado que “la recuperación tardará al menos un año más de lo previsto en llegar, no antes de 2023”.

El acto de inauguración también ha sido presidido por Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo, quien ha recordado que se movilizarán 10.000 millones de euros hasta 2023 en inversiones públicas y privadas en toda la cadena de valor del sector.

Por su parte, el director general de la Asociación, José López-Tafall, ha presentado el Plan Auto 2020-40, centrado en la digitalización y la descarbonización. En lo que respecta a su estrategia de descarbonización, el modelo planteado apuesta por el impulso de la electrificación.

Esto requeriría multiplicar por seis los puntos de recarga de acceso público antes de acabar 2022, por más de 15 de cara al cierre de 2025 y por más de 40 para 2030, superando los 360.000 puntos.

En paralelo, se considera indispensable avanzar en la renovación del parque, situando la edad media en nueve años. Para ello, es necesario que 19 millones de vehículos salgan del parque de aquí a 2030 y su sustitución por 14 millones de vehículos, de los que más de tres millones serán electrificados.

Modelo fiscal

En relación al modelo fiscal, la propuesta de la Asociación pasa por una reforma profunda, con un impuesto que grave el uso y no la matriculación, que generaría unos ingresos de 2.700 millones de euros anuales, cuatro veces más que el ingreso por impuesto de matriculación de los últimos años.

Para López-Tafall, este tributo debe ir acompañado de otras medidas fiscales que fomenten la renovación del parque, como la reducción del IVA para los vehículos electrificados.

Según su propuesta fiscal, el sector mantendría una aportación neta positiva incluso superior a la actual, entre 1.000 y 1.500 millones de euros, pero avanzaría en un modelo fiscal verde.