El comercio electrónico superó la barrera de los 30.000 millones de euros en España en 2017 y en el primer semestre de 2018 ya había alcanzado los 18.307 millones, casi un 30% por encima de las cifras del ejercicio anterior

A falta de conocer el resultado final del último año, 2019 se presenta como una nueva oportunidad de evolucionar para este segmento en constante cambio y crecimiento. Así, será el año en que se consolide el ‘voice commerce’ o compra por voz mediante dispositivos inteligentes, tanto entre los usuarios como entre los retailers, según señala un análisis de Webloyalty.

También se utilizará la realidad aumentada y virtual para comprar on-line, ya que permite visualizar cómo quedará un producto antes de adquirirlo. Se trata, por tanto, de una tecnología especialmente útil para la compra de artículos de moda, complementos y muebles. 

Mejorar la experiencia del usuario

A su vez, en los próximos meses estará generalizado en la mayoría de los e-commerce el uso de la inteligencia artificial, el ‘machine learning’ y la automatización, con las que se podrán predecir las necesidades de los clientes. En este sentido, los chatbots se convertirán en herramientas indispensables para mejorar la experiencia del usuario. 

Otra de las tendencias clave para el comercio electrónico es la eliminación de fronteras entre lo digital y lo físico, que está llevando a las tiendas on-line a integrar diferentes estrategias de omnicanalidad, que incluyen experiencias mixtas como la compra on-line con recogida en tienda o la reserva on-line con recogida y pago en tienda, entre otras modalidades.

En este sentido, seguirán en auge los clubes de compras y los programas de fidelización, que ofrecen descuentos y retornos a los clientes en sus compras por Internet. Además, se mejorarán todavía más las entregas programadas, aumentando la precisión y velocidad, incluso en plazos de una hora en grandes áreas metropolitanas.