El crecimiento que está experimentando el e-commerce en todo el mundo está cambiando las reglas de juego en el sector de la logística. El comercio electrónico se ha convertido en los últimos años en un área de crecimiento para las empresas, que han tenido que modificar sus estrategias para poder dar respuesta a las nuevas necesidades de los usuarios.

En España, las ventas de este sector en 2015 han supuesto una facturación total de 18.200 millones de euros que lo sitúan como el cuarto país europeo en estas operaciones. Asimismo, el 86% de las pymes exportadoras han generado ingresos en el e-commerce en 2016, lo que supone un incremento respecto al ejercicio anterior que está previsto que afecte también a las compañías de mayor tamaño.

En este contexto, desde Packlink se ha analizado el panorama actual del comercio electrónico y los cambios que se han producido con el fin de establecer las siete tendencias generales que dominarán el sector en 2017.

Las siete tendencias del sector

En 2017, la inteligencia de datos, el análisis y la segmentación serán algunos de los factores clave. Está previsto que las operaciones comerciales estén cada vez más relacionadas con el uso del ‘Big Data‘ y la analítica, y que aumenten las experiencias personalizadas para los usuarios tanto en internet como en las tiendas físicas.

Las entregas en el día se convertirán en la norma de las plataformas de comercio electrónico de todo el mundo, dado que la rapidez en los envíos está adquiriendo cada vez mayor importancia  en el sector.

Las innovaciones tecnológicas también tendrán un papel principal. La inteligencia artificial se ha posicionado dentro del e-commerce, de tal forma las páginas de comercio electrónico tendrán que optimizarse para que los usuarios realicen sus compras a través de los diferentes asistentes virtuales.

Además, se prevé que estos dominios incorporen los ‘bots‘ para chats, una novedad tecnológica que está cambiando la comunicación entre las marcas y sus clientes.

Asimismo, los móviles adquirirán gran relevancia en 2017, con una destacada evolución en lo que respecta al diseño de los dispositivos y sus interfaces. Del mismo modo, se incrementará su uso a la hora de realizar compras on-line, de tal forma que en el presente ejercicio se pagarán hasta 60.000 millones de dólares (56.310 millones de euros) de este modo.