La Autoridad Portuaria de Barcelona ha registrado un crecimiento del 5% del tráfico portuario en el primer mes de 2020, con 5,5 millones de toneladas movidas. Este repunte se debe principalmente al aumento del 42,1% en los graneles líquidos, hasta los 1,5 millones de toneladas.

En este apartado, destaca el incremento del 89,5% en la gasolina, así como el de los aceites, que prácticamente han duplicado el volumen de enero de 2019, con un alza del 99,7%. Igualmente, los graneles sólidos han experimentado un ascenso del 6,1%, con 346.741 toneladas, debido en gran parte al crecimiento del 54,5% en el cemento y el clínker.

Respecto a los contenedores, se han movido 262.492 TEUs, que representan una caída del 9,2%. La explicación en este caso reside en el mal comportamiento de los de transbordo, que se han reducido un 19,1%. En cambio, los de importación y exportación, que suman 152.915 TEUs, se han mantenido al nivel del año anterior, destacando el ascenso del 3,1% en los de exportación.

Entre los países más dinámicos en sus intercambios con el puerto, se encuentran Brasil, Arabia Saudí, Vietnam, Egipto, India, Japón y China. También cabe apuntar que el Transporte Marítimo de Corta Distancia ha anotado un movimiento de 29.000 Unidades de Transporte Intermodal, un 1,8% menos.

En el caso concreto de las Autopistas del Mar, se ha producido un incremento del 6,8%, con 12.807 UTIs, lo que equivale a la misma cifra de camiones desviados de la carretera. El tráfico de vehículos, por su parte, se ha visto afectado por la incertidumbre que vive el sector de la automoción, registrando un descenso del 16,6% hasta las 46.225 unidades.

Durante el primer mes de 2020, el puerto ha recibido un total de 150.162 pasajeros, un 4,1% menos. De esta cantidad, 58.476 personas son usuarios de ferries, que se han reducido un 6,3%, y 91.686, de cruceros, lo que supone una caída del 2,7%.