Los sindicatos han paralizado el plan de formación para la adaptación de los trabajadores del puerto de Valencia al nuevo sistema de gestión Navis N4, en lo que iba a ser el proyecto más importante de este tipo de la última década.

Dos de las tres terminales que operan en el recinto portuario tienen intención de implantar este nuevo programa para hacer las operaciones más seguras, inteligentes y sostenibles.

Por eso, el Centro Portuario de Empleo de Valencia pretendía iniciar la formación de los monitores el 13 de enero, pero tras empezar la sesión formativa y siguiendo instrucciones del comité de empresa, los trabajadores la interrumpieron y abandonaron.

Se intentó reiniciar el proceso el 27 de julio, pero la sesión fue interrumpida por miembros del comité, que instaron a los trabajadores a abandonar la sala. Ante las negativas del comité de empresa a permitir el inicio de la formación, la dirección procedió a convocar una reunión de la Comisión Paritaria de Convenio en agosto, sin que se modificara su posición.

Por tanto, se tuvo que solicitar también la convocatoria de la Comisión Paritaria Sectorial Estatal, pero a pesar de reunirse el 1 de septiembre tampoco se logró desbloquear el conflicto.

Por tanto, los cientos de horas invertidas por los operadores en formación, en simulaciones y en la creación de nuevas herramientas para la optimización de los procesos operativos han quedado en suspenso, sin que esté claro que vaya a poder continuarse con el proyecto.

Desde el CPEV, creen que la decisión sindical «atenta contra toda lógica empresarial», pero también contra el Estatuto de los Trabajadores, pues no se les está permitiendo ejercer un derecho elemental, reconocido también por el nuevo marco jurídico del sector de la estiba desarrollado en cumplimiento de la sentencia del TJUE de 11 de diciembre de 2014.

El Centro Portuario quiere volver a pedir a los sindicatos que reconsideren su postura para no lastrar el desarrollo tecnológico de las terminales ni mermar su competitividad.