Tras el fuerte impacto del Covid-19, el mes de noviembre ha sido especialmente positivo para los tráficos de mercancías del puerto de Barcelona, que ha crecido un 13% hasta los 5,6 millones de toneladas. En su caso, el movimiento de contenedores se ha incrementado en un 24% hasta los 302.889 TEUs.

Los contenedores llenos, sin tránsito, han aumentado un 3,2% hasta los 122.126 TEUs, destacando el alza del 11,5% en los de exportación, con 69.516 TEUs. Con respecto a los contenedores llenos en tránsito, se han incrementado en un 59%, con 113.682 TEUs.

Desde enero, se han manipulado 53,4 millones de toneladas de mercancías en el recinto portuario, un 14,7% menos que en el mismo periodo del año anterior. Con respecto a los contenedores, entre enero y noviembre han pasado por las terminales 2,7 millones de TEUs, lo que supone un descenso del 13,9%.

Los contenedores llenos sin tránsitos suman 1,24 millones de TEU, un 7,3% menos, manteniéndose los de exportación al mismo ritmo que en 2019, con 656.273 TEUs.

En lo que respecta a los graneles sólidos, se han reducido en un 3,2% hasta noviembre, con 3,6 millones de toneladas, mientras los líquidos han caído un 22% hasta los 11,6 millones, debido al descenso en el gas natural. En cambio, los productos químicos han comenzado a recuperarse, con un crecimiento del 7% en noviembre.

Los tráficos de automóviles y pasaje siguen siendo los más perjudicados por el Covid-19, llegando al 40,8% la disminución en el movimiento de vehículos en el undécimo mes del año, hasta las 423.949 unidades.

En cuanto a los pasajeros, el descenso ha sido del 81,6%, con 825.921 pasajeros, debido principalmente a la caída del 93,5% en el tráfico de cruceros, pues en los ferries de línea regular se ha quedado en el 55,8%.