Tras su presentación en septiembre de 2016 en la Feria Internacional de Vehículos Comerciales en Stuttgart (Alemania), Mercedes-Benz Trucks lanzará al mercado su primer camión totalmente eléctrico, el Urban eTruck, a lo largo de 2017.

El fabricante considera que sus clientes potenciales para este modelo, orientado a la distribución urbana, pertenecen principalmente a los sectores de la gestión de residuos, la alimentación y la logística. De momento, prevé una producción limitada como paso previo a la producción en serie alrededor de 2020.

El nuevo vehículo, con el que ha logrado reducir a cero las emisiones, así como el ruido, cuenta con una carga útil de 12,8 toneladas. Se trata de un camión que ofrece múltiples ventajas a nivel económico y medioambiental y del que se fabricarán menos de 100 unidades dirigidas a los clientes alemanes, y más tarde, del resto de Europa.

El objetivo es probarlo en aplicaciones reales de transporte para poder optimizar su configuración ajustándose a las necesidades de los usuarios. Las pruebas incluirán su uso en operaciones de desplazamiento, así como el estudio de los tiempos de carga de las baterías y cuestiones relacionadas con su conducción.

En este sentido, con el fin de poder analizar las diversas posibilidades, los modelos con capacidad para 18 y 25 toneladas podrán equiparse con una caja refrigerada o una para carga seca. Podrán ser utilizados por los clientes durante 12 meses y contarán con el apoyo del departamento de pruebas del fabricante, que registrará los diferentes perfiles y zonas de trabajo para establecer comparaciones.

Fomentar el desarrollo de vehículos eléctricos

El Urban eTruck forma parte de una iniciativa de Daimler Trucks para fomentar el desarrollo de vehículos eléctricos, como el Fuso eCanter, que también estará disponible en una serie limitada en 2017. En concreto, se pondrán en circulación 150 unidades que utilizarán clientes seleccionados de Europa, Japón y Estados Unidos.

Los avances tecnológicos permitirá que en el futuro sean los camiones eléctricos los que suministren productos a los ciudadanos. Así, el fabricante espera que los costes de las baterías se reduzcan para 2025 respecto a los niveles de 1997, pasando de unos 500 euros/kWh a 200 euros/kWh. Al mismo tiempo, la densidad de la energía de las baterías en este período crecerá en este periodo de 80 Wh/kg hasta 200 Wh/kg.