Apenas 18 meses después de convertirse en la línea de transporte de contenedores más grande del mundo, MSC ya ha puesto una gran distancia de un millón de TEUs respecto a Maersk, que ocupa el segundo lugar. Esto significa que, de media, la ventaja de MSC ha aumentado en 12.800 TEUs cada semana desde enero de 2022.

Así se refleja en el informe más reciente de Alphaliner, según el cual a día 1 de julio de 2023, la brecha entre ambos era de 985.500 TEUs, pues la última entrega del ‘Maersk Charleston‘ la redujo un poco.

Sin embargo, las previsiones de la cartera de pedidos muestran que MSC reforzará aún más su primera posición en las próximas semanas y meses. Su crecimiento se ha visto impulsado por las entregas de nuevos buques, las compras de embarcaciones de segunda mano y, en menor grado, los fletamentos.

La ‘locura‘ vivida con los pedidos de portacontenedores en 2021 y 2022 está comenzando a manifestarse en entregas de tonelaje cada vez mayores. En junio, se ha registrado un récord de 285.000 TEUs de nueva capacidad, de los cuales 111.474 corresponden a MSC.

entregas portacontenedores Alphaliner julio 2023

Para contextualizar, las entregas de buques en el sexto mes han sido más altas que la afluencia de tonelaje trimestral media en el período de 2019 a 2022.

Es más, inicialmente las entregas previstas para junio estaban en el rango de los 400.000 TEUs, pero la escasez de mano de obra en los astilleros del Lejano Oriente y un mercado ralentizado han hecho que una buena cantidad de entregas se retrasen hasta el tercer trimestre.

No obstante, hasta cinco barcos megamax se unieron a la flota mundial en junio: dos unidades para MSC y una para ONE, OOCL y Hapag-Lloyd. Además, los astilleros entregaron nueve neo-panamax, cinco de ellos para MSC, y uno para Maersk, Evergreen, Hapag-Lloyd y ZIM.

En el transcurso de este año y el próximo, se espera que las entregas de nuevos buques se mantengan altas, impulsadas por una cartera de pedidos de 7,60 millones de TEUs, equivalente al 28,5% de la flota existente.

Si bien las nuevas regulaciones medioambientales han creado cierta demanda artificial debido a la necesidad de una navegación más lenta, los volúmenes de carga no crecerán lo suficiente como para absorber todos estos nuevos barcos. En este sentido, Alphaliner cree que una gran parte de los pedidos actuales servirán para la renovación de la flota y no para su crecimiento.