Hoy se ha presentado el avance del Plan Director Urbanístico de la terminal logística intermodal del puerto de Barcelona, que ordenará el futuro desarrollo ferroviario del área sur del enclave.

Este nodo ferroviario incluye un conjunto de infraestructuras, como son una terminal de ferrutaje, una terminal de recepción y expedición y otra de carga y descarga, ubicadas todas ellas en el antiguo cauce del río Llobregat, y una terminal de recepción y expedición paralela al curso actual del río, denominada Terminal Nuevo Llobregat.

Este nuevo complejo, junto con la terminal ferroviaria de Best en el Muelle Prat y la Terminal C de expedición y recepción, ya construidas y operativas, conformarán un nodo ferroviario con seis terminales que dará servicio en el enclave y en su entorno más próximo.

Así mismo, este nodo dará servicio a los tráficos marítimos-terrestres y terrestres-marítimos, pero también a los tráficos terrestres-terrestres que podrán aprovechar esta infraestructura.

Ocupa una extensión de 68 hectáreas y es uno de los nodos del Corredor Mediterráneo. La suma de esta infraestructura con los nuevos accesos terrestres al Port de Barcelona y los diez apartaderos ferroviarios del eje Barcelona-Zaragoza, que comportarán una inversión pública de 600 y 30 millones de euros, respectivamente, permitirá incrementar el número de contenedores que entran o salen del recinto en tren.

Se prevé que la instalación intermodal permitirá el trasvase anual de la carretera al tren de unos 400.000 contenedores y 46.000 semirremolques.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px