Un estibador del puerto de Valencia, ha resultado herido grave este pasado domingo, tras sufrir una caída desde unos 56 metros de altura, en el accidente producido cuando el portacontenedores MSC Mía, se ha enganchado con una grúa mientras iniciaba el desatraque, tal y como han informado en redes sociales desde el sindicato de estibadores Coordinadora.

Al parecer, en un error durante la maniobra de desatraque, la chimenea del MSC Mia tocó la pluma de la grúa, que estaba operando en ese momento en el buque Ajaccio, empujándola hacia atrás y provocando su desplome,  arrastrando en su caída a al menos dos transtainers.

El gruísta reaccionó con rapidez maniobrando para que la contrapluma retrocediera aunque no pudo evitar que se desplomara. No obstante, dio la voz de alarma por radio desde su cabina, salvando la vida de otros trabajadores que estaban operando en la zona. Ninguno de ellos ha precisado atención sanitaria.

El estibador, atrapado en la cabina de la grúa, fue rescatado de entre el amasijo de hierros. Actualmente se encuentra ingresado en el hospital La Fe de la capital del Turia, con alguna costilla rota y cortes y magulladuras, pero está fuera de peligro.

La grúa afectada, que ha quedado partida en dos sobre el muelle, es la última de la serie de grúas que operan en la terminal, lo que ha minimizado las consecuencias del accidente.

La Autoridad Portuaria de Valencia ha activado de inmediato el protocolo de urgencias y han acudido al rescate la Policía Portuaria, los Bomberos y Salvamento Marítimo.
Por su parte, el barco de MSC ha podido continuar las labores de desatraque y ha continuado su ruta hacia el puerto de Gioia Tauro, en Italia.