Las obras en el Corredor Mediterraneo acumulan un importante retraso, según Ferrmed

El aumento de la longitud de los trenes supondrá una significativa reducción de costes.

A partir de ahora, la línea ferroviaria entre Barcelona y la ciudad francesa de Perpiñán admitirá trenes de 750 metros de longitudAsí se ha puesto de manifiesto en la última reunión de seguimiento de la infraestructura ferroviaria entre el Coordinador del Corredor Mediterráneo, Juan Barios, y Ferrmed, impulsor del proyecto.

Se trata de una una medida muy importante para potenciar el transporte por ferrocarril entre ambos territorios, con la que se resuelve un asunto que se encontraba paralizado desde hace años.

El aumento de la longitud hasta los 750 metros supondrá una significativa reducción de los costes y evitará la necesidad de dividir los trenes de mercancías procedentes del resto de Europa hacia Perpiñán. Asimismo, desde Barcelona, podrán salir trenes de este tamaño hacia Francia.

Desde la Asociación han solicitado recientemente que Fomento detalle un plan con las actuaciones a acometer en el marco del Corredor Mediterráneo y que aporte fechas concretas para cada uno de los tramos, con previsiones a corto, medio, plazo.