Continua la violencia de los inmigrantes con los transportistas en Calais

Francia comienza a desalojar la ‘Jungla de Calais’.

La administración francesa ha iniciado este lunes 24 de octubre el desalojo de la ‘Jungla de Calais’, el campamento de refugiados que se estableció en las proximidades del puerto de Calais y se convirtió en fiel reflejo de la espantosa situación humanitaria que viven un gran número de inmigrantes que huyen de la guerra.

Más allá de esta crisis humanitaria, que reconocen asociaciones de transportistas como la IRU o la Fntr francesa, el establecimiento de este campamento en un lugar donde muchos inmigrantes han venido intentando, durante los últimos años, cruzar al Reino Unido como polizones en un camión, ha propiciado una espiral de violencia en la que el transporte por carretera internacional ha sido uno de los más perjudicados. 

Recientemente, desde la CETM recordaban algunos de los problemas que los transportistas han venido encontrando en el puerto francés, mientras que la europarlamentaria Inés Ayala señalaba el pasado 4 de octubre que esta situación es un «problema europeo que requiere de políticas europeas para encontrar una solución”. 

Pero no ha sido finalmente la Comisión Europea, si no la administración francesa, la que ha puesto en marcha la evacuación organizada del campo de inmigrantes este lunes a las 8.00 horas. Los refugiados serán trasladados a uno de los 450 centros de acogida que se han desplegado con este fin.

Campamento conocido como la jungla de Calais

En tres días se evacuarán 7.400 personas en autobuses que irán directamente a los centros de acogida.

Según indican desde la asociación británica ‘Help Refugees’, organización que ha venido elaborando el censo no oficial del campamento, las autoridades francesas les han informado de que evacuarán 7.400 personas en tres días en autobuses que irán directamente a los centros de acogida. El resto será evacuado durante los días posteriores, aunque a menor ritmo.

Por otra parte, para evitar que aquellos que rechacen abandonar Calais se reinstalen en otros campos similares, el gobierno francés ha previsto un despliegue policial de 2.000 agentes.