Parece que los malos presagios y el contagio de la situación de incertidumbre que se vive a escala global hace que los pronósticos de cierre del mercado europeo de semirremolques afronte un retroceso de un 6,6%.

El registro es menos preocupante que el anterior, de mediados de este mismo año, que anticipaba una caída de en torno a un 10%, según el análisis de la consultora británica Clear, y tras un año de récord como fue 2018.

La culpa de este retroceso se encuentra en la caída generalizada que se ha vivido en gran parte de los mercados nacionales del Viejo Continente, palpable sobre todo desde el inicio de la segunda mitad del ejercicio, y que en los casos de España, Italia, Austria y Dinamarca se extiende a todo 2019.

En este contexto, en el que la demanda de semis venía tirando de la oferta hasta este mismo año y en el que se prevé una ralentización de la economía continental, sin caer en la recesión, por lo que para el próximo 2020 se anticipa una nueva caída del mercado que retrasará su recuperación efectiva hasta bien entrado 2021, aunque, en todo caso, el pronóstico de la consultora británica estima que el período que va de 2017 a 2021 marcará una nueva plusmarca histórica de matriculaciones en el mercado europeo de semirremolques.