Tras un 2020 marcado a fuego por la pandemia, parece que la actividad gana intensidad en los muelles del puerto de Barcelona con la llegada de un nuevo año.

Así pues, el recinto catalán ha registrado un incremento en sus tráficos de contenedores durante los dos primeros meses de 2021 de un 18% anual, hasta alcanzar un volumen de 595.073 TEUs en el primer bimestre del ejercicio.

La Autoridad Portuaria achaca esta tendencia tanto al buen comportamiento de los contenedores de origen y destino como a los tránsitos.

En el caso de los contenedores de exportación e importación se ha registrado una evolución al alza del 9,3%, para un total de 333.081 TEUs, mientras que los contenedores de transbordo, por su parte, se incrementan un 30,8%, hasta los 261.993 TEUs.

Por lo que respecta al tráfico total de mercancías del enclave, el recinto ha movido un total de 10,5 millones de toneladas de mercancías en enero y febrero, un 3,4% más que hace un año.

Así mismo, también registra una mejora el tráfico marítimo de corta distancia, con un movimiento de cerca de cinco millones de toneladas de mercancías, un 1,8% anual más,

Por contra, los tráficos de graneles siguen acumulando retrceosos, que, en el caso de los líquidos suma un movimiento de 1,8 millones de toneladas y una caída anual de un 23,3%, mientras que los sólidos totalizan 661.828 toneladas, un 9,3% menos que en enero y febrero de 2020.

De igual modo, pese al buen comienzo de año en general, se mantiene la tendencia negativa en el movimiento de vehículos que registra un retroceso anual en los dos primeros meses de 2021 de un 26,4%, con un movimiento de 81.041 unidades.