La congestión en los puertos estadounidenses provocada por las alteraciones que viven los flujos internacionales de contenedores se ha trasladado desde hace unas semanas de los enclaves californianos a los más importantes para estos tráficos en la costa este del país.

La situación es de tal gravedad que parece que las navieras ya han empezado a mover sus fichas para intentar que la coyuntura afecte lo menos posible a las rutas que enlazan la costa atlántica de los Estados Unidos con Asia y Europa.

En este sentido, CMA-CGM ha informado esta misma semana de que suspende temporalmente su escala en el puerto de Savannah, en la costa del estado de Georgia, para el servicio que enlaza el Mediterráneo con la costa este de América del norte y que, en su lugar, recalará en el puerto de Charleston, más al norte.

De este modo, el portacontenedores ‘CMA-CGM La Traviata’ será el primero que cubrirá la ruta Amerigo del grupo naviero galo en esta nueva rotación, con escala prevista en Algeciras el próximo 31 de octubre y llegada a Charleston el 27 de noviembre.

Esta mismo servicio, además, hace escala en Barcelona, Valencia, Fos, Génova, Livorno, Nueva York, Norfolk y Miami.