El Valencia Container Freight Index, VCFI, ha crecido un 9,75% en noviembre, hasta los 1.143,67 puntos. Este es el mayor incremento desde el inicio de la serie en enero de 2018 y sitúa el crecimiento acumulado en el 14,37%.

Los precios del transporte marítimo han aumentado en todas las áreas de destino, excepto en las exportaciones hacia los Países Bálticos. Pese a que son diferentes factores los que influyen en la fijación de los fletes de exportación, el peso de la nueva regulación sobre emisiones procedentes de los combustibles marítimos ha sido determinante.

Aunque la flota inactiva se ha reducido ligeramente en noviembre, continúa en unos niveles muy elevados y ya representa el 4,5% sobre el total, con 1.037.872 TEUs, si bien una parte importante de estos buques han sido retirados para la instalación de ‘scrubbers’ con motivo de la entrada en vigor de la normativa IMO 2020.

Las expectativas sobre la demanda siguen situándose en niveles bajos debido al incremento de los aranceles, las tensiones entre los dos grandes bloques comerciales y la incertidumbre en torno al Brexit. En este contexto, el cumplimiento de la nueva normativa ambiental se ha traducido en una presión al alza sobre los fletes.

No entrará en vigor hasta el año 2020, pero ya se observa una clara tendencia alcista en los precios de ‘bunkering’, que las navieras repercuten en los fletes a través de los recargos. No obstante, el efecto sobre el precio final puede ser distinto en función de la ruta comercial y el margen de maniobra de las navieras para gestionar su impacto.

VCFI noviembre 2019

Efectos de la regulación IMO 2020

En los buques que cuentan regularmente con una elevada tasa de ocupación, el incremento del flete ha sido menor que en el resto, sin verse las navieras forzadas a reducir precios para captar más carga. Es el caso de los servicios con Estados Unidos y Canadá, con un 1,51%, Europa Atlántica, con un 3,34%, o la costa oriental y occidental de África, con un 2,79% y un 1,27% respectivamente.

Además, en los dirigidos a Latinoamérica los precios han repuntado un 5% y los que van a Centroamérica y Caribe, un 5,14%. Sin embargo, en otras rutas, desde mediados de 2018 se mantiene la tendencia a la baja en los fletes.

Es el caso de las exportaciones hacia el Subcontinente Indio, donde el incremento en la oferta ha supuesto muchos meses de descenso en los fletes, lo que en consecuencia, supondrá un impacto mayor de los recargos por el precio del combustible.

En cuanto al subíndice del Mediterráneo Occidental, el efecto del recargo ha sido menor que en otras áreas, y la variación mensual del índice se sitúa en un 0,69%, alcanzando los 963,84 puntos. Por lo que respecta al subíndice con el Lejano Oriente, ha crecido un 60,78%.