Copenhagen Infrastructure Partners, CIP, pondrá en marcha el mayor centro de producción de amoniaco verde de Europa, con el apoyo de Maersk, que se ha decantado por este combustible como una de sus tres opciones para el futuro.

La instalación, que estará ubicada en la localidad danesa de Esbjerg, permitirá la conversión de la energía procedente de turbinas eólicas en amoniaco verde. Posteriormente, podrá ser utilizado como combustible sostenible en el transporte marítimo y también como fertilizante para el sector de la agricultura.

A.P. Moller – Maersk ha firmado un memorándum de entendimiento junto a las compañías danesas Arla, Danish Crown, DLG y DFDS en un compromiso conjunto para trabajar en el establecimiento de esta infraestructura y la implantación en el mercado del amoniaco verde una vez que esté disponible como combustible.

La planta, que empezará la producción en 2026, contribuirá a reducir las emisiones de CO2 en 1,5 millones de toneladas, el equivalente a eliminar 730.000 coches de la carretera para siempre.

Aunque el primer buque neutro en emisiones de la naviera, que empezará a navegar en 2023, utilizará metanol, el grupo considera que el amoniaco es una opción muy prometedora como combustible marino y ya está desarrollando un motor dual fuel que podrá utilizarlo. La tercera opción en la que está trabajando corresponde a las mezclas de alcohol y lignina.