Pese a la profunda evolución que se ha ido produciendo en los últimos años en las condiciones de habitabilidad que reúnen las cabinas de los vehículos pesados, la actividad que llevan a cabo los conductores de camión sigue entrañando múltiples riesgos para la salud de este colectivo profesional que se agravan con el paso de la edad.

Entre los principales factores de riesgo se encuentran, entre otros, la falta de actividad física, la obesidad, una mala dieta y problemas óseos o articulares, así como circulatorios, como se desprende de un estudio realizado por Scania a partir de exámenes de salud realizados a 27.000 transportistas este mismo año.

Sin embargo, la actividad del transporte por carretera no está sujeta a coeficientes bonificadores para poder adelantar la jubilación pese a su penosidad y aunque la jubilación anticipada es una demanda histórica en el sector que pone de acuerdo a conductores y empresarios desde hace largo tiempo y a que la única medida en este sentido se centra en las ayudas para el cese de la actividad para autónomos que cada año pone en marcha Fomento.

Estudio epidemiológico

En este sentido, la asociación navarra Tradisna ha llevado a cabo un estudio epidemiológico entre sus asociados mayores de 50 años para conocer de forma exhaustiva sus principales problemas de salud.

El trabajo, durante el que se llevaron a cabo diferentes pruebas de exploración físicas, audiométricas y analíticas, evidencia que más del 50% de los conductores de más de 50 años de edad analizados presentan problemas de salud, entre los que caben destacar los trastornos musculares y esqueléticos, que afectan a un 67,5%, altos niveles de colesterol y triglicéridos, que afectan a un 52,1%, alteraciones en las enzimas hepáticas, con un 34,88%, obesidad y sobrepeso, con un 21,11%, tensión arterial, con un 10%, y los niveles de glucosa, con un 5,5%.

De igual modo, el análisis de Tradisna también da cuenta de que una gran parte de los conductores analizados presentan insomnio de mantenimiento, es decir, despertares frecuentes nocturnos, lo que conlleva un menor rendimiento y mayor cansancio.

El trabajo concluye que la tasa de incidencia de accidentes de trabajo entre los conductores profesionales de camión mayores de 50 años es tres veces superior al resto de sectores con respecto al mismo rango de edad.

Por este motivo, asociaciones y sindicatos, como Comisiones Obreras, maniobran para que se legisle para establecer unos coeficientes reductores para rebajar la edad de jubilación de los conductores profesionales del sector de transporte por carretera.