La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) ha celebrado el I Foro Anfac, en el que se ha abordado ‘La movilidad del futuro‘, centrándose en el análisis del mercado de cara a 2021.

El sector avanza hacia un futuro electrificado, conectado y autónomo, pero las marcas deben enfrentarse a tan ardua tarea en un contexto de evidente crisis económica.

En la mesa de debate donde se ha analizado todo ello, ha participado Joan Groizard, director general de IDAE, que ha recordado que ha habido una ralentización muy importante en las ventas con la pandemia del Covid-19, lo que resulta perjudicial para los objetivos de reducción de emisiones.

Sin embargo, la venta de eléctricos sí ha aumentado en 2020. En su opinión, es necesario generar un marco para mantener este progreso en las matriculaciones y reforzar la capacidad industrial del país, para ser más resilientes.

Por su parte, Francisco Pérez, presidente de Volkswagen Group España Distribución, ha explicado que el grupo invertirá 46.000 millones en el proceso de electrificación y se ha comprometido a que en 2030, el 60% de sus ventas en Europa correspondan a este tipo de modelos.

No obstante, es un proceso de años y no se puede esperar a 2030 para iniciar los cambios. Carece de sentido, ha argumentado Pérez, que en España se estén vendiendo más vehículos de 10 años de antigüedad que nuevos.

Con estas tendencias será muy difícil reducir las emisiones, porque hoy en día los vehículos eléctricos no pueden satisfacer todas las necesidades de los clientes en materia de autonomía. Por ello, es preciso utilizar todas las tecnologías de bajas emisiones disponibles para alcanzar los objetivos de descarbonización.

Aceleración del cambio

Para el consejero delegado de Seur, Alberto Navarro, se ha constatado una aceleración del cambio hacia un modelo más sostenible y cero emisiones durante la pandemia. En el caso de Seur, es la única compañía del sector que compensa el 100% de sus emisiones desde el año 2012. En este ámbito, su próximo plan pasa por garantizar las operativas de cero emisiones en 20 ciudades de más de 100.000 habitantes para el año 2025, algo que conseguirán ya en 2022 para Madrid y Barcelona.

Aunque todavía no está disponible la solución ideal para vehículos de 3,5 toneladas, que constituyen la mayoría de su flota, siguen apostando por las tecnologías de bajas emisiones disponibles, como el gas, y están implementando vehículos eléctricos en las operativas donde pueden resultar más competitivos.

La siguiente en intervenir ha sido Raquel Blanco, directora global de Smart Mobility de Iberdrola, que se ha referido a los recursos naturales del país y a su potencial para las energías renovables, lo que le permite avanzar hacia la descarbonización de forma segura.

Además, ha puesto el foco en la necesidad de colaboración entre los diferentes sectores, como el energético, el de la distribución o el de la última milla, y con la Administración Pública, para impulsar las infraestructuras de recarga y la producción de energía verde.

Plan Moves

Por otro lado, en relación al nuevo Plan Moves, dotado con 400 millones, que podrían duplicarse en función de la demanda, Groizard ha recordado que sigue aún vigente el Moves II, que se acaba de ampliar en 20 millones para dar salida a aquellas peticiones que estaban en lista de espera en algunos territorios que habían agotado su presupuesto.

Actualmente, se está trabajando en la siguiente convocatoria, con una gestión territorializada como hasta ahora. Los primeros 400 millones se repartirán como siempre, con un criterio objetivo como es el de la población, pero si se acaba el presupuesto en una Comunidad Autónoma, automáticamente se ampliará.

También se pretende mejorar la previsibilidad de este programa, que se extenderá como mínimo hasta 2023, de forma que los consumidores no tengan que esperar para realizar la compra del vehículo en el momento que la necesiten.

En este mismo sentido se ha pronunciado Alberto Navarro, que ha puesto como ejemplo el éxito de la electrificación en Noruega, donde han apostado por medidas estructurales, como la propuesta para una nueva fiscalidad del automóvil que ya ha realizado Anfac.