logística automoción Tanger Med automóvil

Tánger Med se ha hecho con un importante espacio en el tráfico de vehículo terminado.

Marruecos se ha hecho en la última década con una posición privilegiada como proveedor de productos hortofrutícolas dirigidos al mercado europeo. Este posicionamiento como socio de confianza, le permite progresar en otros segmentos de actividad económica, como es el caso de la industria de automoción.

Desde hace poco más de cinco años, el norte del país magrebí se ha convertido en un potente foco para la industria automovilística, con la instalación de una planta de Renault, otra de PSA, otra más en proyecto de BYD, una pléyade de plantas satélite y de proveedores, así como un imponente puerto, Tánger Med, que en pocos años ha logrado hacer sombra a otros enclaves portuarios en el Mediterráneo por conectividad y volúmenes de tráfico de mercancías.

Sin embargo, Marruecos no se conforma con el lustre que ha adquirido su ribera mediterránea, sino que, además, espera aumentar la producción de automóviles en la zona, con el fin de superar en producción a otros países con larga tradición en este segmento de actividad, como Portugal o Italia, para 2021.

Mirando al sur

El auge de la industria de automoción marroquí está provocando un giro de las cadenas de suministro hacia el país norteafricano, con inversiones, movimientos empresariales y exportaciones de proveedores y de la industria auxiliar hacia Marruecos.

En este sentido, la ampliación y el reforzamiento de la autopista del mar que une Nantes con Tánger, a través de Vigo, sirve de termómetro. En este contexto, en 2017 movió 16.000 semirremolques y 107.000 vehículos, con lo que se ha establecido una relación simbiótica entre las dos plantas que PSA tiene en las ciudades de Vigo y en Kenitra.

En el mismo sentido, Mercedes también ha reacondicionado sus flujos logísticos de piezas y recambios desde Miralcampo hacia el norte de África, algo que hasta ahora se hacía directamente desde Alemania.

De igual modo, para operadores como Gefco, el empuje de la automoción en Marruecos también se ha traducido en un incremento de los tráficos hacia el norte de África, para lo que se ha apoyado en adquisiciones como la de GLT, cerrada el pasado mes de septiembre.

Así mismo, otros operadores logísticos están potenciando su presencia en el país magrebí, como son los casos recientes de Marcotran o Bergé, así como de los puertos de Huelva y Cádiz, que han reforzado su conectividad con otros enclaves marroquíes.