Volkswagen ha pagado 2.753 millones de euros (2.900 millones de dólares) por la adquisición de 138.000 vehículos afectados por el escándalo de los motores trucados. El importe hace referencia a las unidades compradas hasta el 18 de febrero de 2018, por lo que está previsto que la cifra aumente en las próximas semanas.

El fabricante está recomprando 15.000 vehículos por semana y ha presentado ofertas por valor de 5.560 millones de euros (5.860 millones de dólares) para solucionar el problema, mediante la adquisición de los vehículos afectados o la cancelación de los acuerdos de ‘leasing‘.

La justicia de Estados Unidos dio el año pasado el visto bueno al plan de indemnizaciones presentado por el grupo, que ha asumido una multa de 13.95 millones de euros (14.700 millones de dólares).

Asimismo, el acuerdo ha incluido el pago de 9.520 millones de euros (10.030 millones de dólares) para cubrir los costes que supondrá volver a comprar a sus propietarios los vehículos afectados por el exceso de emisiones, que alcanzan un total de casi 500.000 unidades.

En este contexto, el fabricante alemán ha acordado recientemente que indemnizará con al menos 1.120 millones de euros (1.200 millones de dólares) a los 78.000 propietarios de vehículos con motores diésel 3.0 litros TDI-V6 afectados en Estados Unidos.

No obstante, las autoridades medioambientales aún deben dar el visto bueno a este acuerdo que, de no aprobarse, incrementaría la multa del fabricante a unos 3.730 millones de euros (4.000 millones de dólares).

Hasta ahora, Volkswagen ha acordado destinar 23.730 millones de euros (25.000 millones de dólares) a las reclamaciones de los distintos países, así como de los dueños, distribuidores y reguladores medioambientales.