Más allá de la pendiente reforma de la estiba española, el sector marítimo portuario, tanto español como europeo, ha vivido tiempos de cambio en los últimos meses de 2015. 

En España, en el mes de octubre, se aprobaba la nueva Ley de Protección Social de los trabajadores portuarios, mientras que desde organismos como la Federación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) se planteaban cambios sustanciales en el modelo portuario del país.

A nivel internacional, los navieros exigían que el nuevo reglamento regulador para los puertos europeos incluyese “todos” los servicios portuarios, y los remolcadores portuarios aunaban esfuerzos para eliminar las barreras de acceso al mercado en Europa.

Exceso de oferta

En el ámbito del transporte de contenedores, los operadores marítimos, que habían visto reducidos sus costes en 2014 por tercer año consecutivo, comienzan a cancelar operaciones para reducir su oferta.

El exceso de capacidad y el descenso de la demanda a nivel mundial obligó en noviembre a nuevas actuaciones para equilibrar el mercado. No obstante, estas fueron muy diferentes.

Así, mientras Maersk Line decidía cancelar salidas, servicios y la incorporación de nuevos megabuques, CMA-CGM apostaba por adquirir la división de contenedores de NOL y Hapag-Lloyd por invertir en nuevos equipos, con lo que su parque de contenedores superaba ya el millón de unidades en noviembre.

Algunas de las estrategias no se seguían raja tabla. Este es el caso de las promesas de MSC para el puerto de Las Palmas, que no se habían cumplido a punto de cerrarse el ejercicio, motivo por el cual los estibadores amenazaron a final de año con rescindir el contrato.

astilleros de la Naval en Vizcaya

La Justicia Europea declara legal el antiguo ‘tax lease’ español.

La situación en diciembre no mejora y el Baltic Dry Index marca un nuevo mínimo histórico por tercera vez en 2015, mientras que la volatilidad de los fletes entre Asia y Europa continúa siendo la tónica dominante. No obstante, desde la consultora Drewry aseguran que las navieras están en condiciones de sobrevivir a la crisis actual.

Por su parte, los grandes terminalistas apostaron durante el cuarto trimestre de 2015 por seguir creciendo a través de la adquisición de compañías más pequeñas, con APM Terminals anunciando su intención de adquirir el 100% de Grup TCB, o la Terminal de Contenedores de Ferrol integrándose en el grupo turco Yildirim.

Mientras tanto, en España…

Los últimos datos conocidos durante 2015 reflejaban un fuerte crecimiento del tráfico de mercancías en los puertos españoles, que manipularon durante los diez primeros meses más de 400 millones de toneladas. Sin embargo, en opinión de algunos sectores, estos aún tienen por delante la reducción de costes portuarios y tasas si quieren ser más competitivos.

Además, Puertos del Estado conseguía a finales de año la unanimidad entre los presidentes portuarios para aportar al Fondo de Compensación 37,8 millones en 2016.

Por otro lado, el proyecto para reabrir la Autopista del Mar Gijón-Nantes recibía luz verde en noviembre, mientras que las subvenciones a la línea que une Vigo y Nantes se firmaban a finales del mismo mes.

El ejercicio 2015 finaliza con el Tribunal General de la UE declarando legal el ‘tax lease español’ y la reforma de la estiba aún por concretarse.