En la semana de la crisis con Marruecos, de la presentación del plan, otro más, ‘España 2050’ y del retorno de las ferias presenciales a Ifema con la nueva edición de Fitur, en lo tocante al sector logístico se han comenzado a conocer los detalles contenidos en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, remitido por el Gobierno a Bruselas, después de haberse mantenido a buen recaudo.

Además de los peajes en las autovías, que la Comunidad de Madrid ya ha adelantado que no piensa aplicar, y de la subida de los impuestos a todo lo que huela a petróleo, que según Aecoc va a generar un incremento de los costes del transporte entre un 9 y un 13%, las reacciones a la medida por la que todos los municipios de más de 50.000 habitantes deberán implantar zonas de bajas emisiones, comienzan a salir a la luz pública. Así en Barcelona, las empresas de distribución comienzan a movilizarse contra la zona de bajas emisiones planteada desde el consistorio, al que le piden una solución «viable y realista» para poder trabajar.

Mientras en Madrid, después de que el Supremo haya finiquitado el «Madrid Central» de Carmena, se está a la espera de tomar una decisión sobre las multas y sobre el ‘Madrid 360’ de Almeida. Distintos collares, para los mismos perros.

A todo esto, un estudio de Aecoc, dado a conocer esta semana, señala la necesidad de más apoyo para el despliegue de la electricidad en la DUM, mientras se aboga por armonizar la normativa a nivel nacional y se afirma que la distribución urbana en el futuro será ‘eléctrica’.

También la logística de automoción busca un nuevo modelo que combine ‘just in time’ con stocks de seguridad, en respuesta a la escasez de componentes críticos que están provocando paros en la producción en las plantas de automóviles en todo el mundo.

Si de dinero público se trata, que como todo el mundo sabe «no es de nadie», Correos ha preferido comprar la paz social abonando los atrasos correspondientes a 2020 a su plantilla, mientras que Transportes ha anunciado que transferirá 1.520 millones a las autonomías para la movilidad sostenible y conectada.

Y si es diálogo lo que se demanda por doquier, el desencuentro de la primera reunión para renovar el convenio de logística de Madrid, anuncia mucho diálogo y una negociación dura y larga.

Una noticia positiva, según los datos del Instituto Nacional de Estadística ha sido el incremento en la creación de empresas en la logística y el transporte en el mes de marzo, mientras disminuía la desaparición de compañías del sector.

El e-commerce sigue empujando

El crecimiento imparable del e-commerce en Europa, arropado en este caso por la pandemia por el Covid-19 necesitará 8,6 millones de metros cuadrados adicionales de superficie logística para atender las necesidades del e-commerce y la gestión de las devoluciones.

Precisamente, en esta fiebre de metros cuadrados de naves, Bankinter ha cerrado la adquisición del 95% la plataforma de activos logísticos de Montepino a CBRE, mientras Sepes busca fórmulas para la compra de suelo para la ZAL de Cartagena, y responder a la demanda de suelo.

Los protagonistas de la semana han sido el nuevo gerente de Jungheinrich en España, Mark Wender, que sustituye a Dirk Mirovsky, que se ha jubilado después de más de 30 años en el grupo, Thierry Bougeard, que da el salto desde BNP Paribas y es el nuevo director general y responsable de Logística de Trammell Crow en España y Portugal y Vicente Boluda que se incorpora a la delegación de Savills Aguirre Newman en Valencia.