A principios del mes de abril se conocía la decisión de Maersk Line de trasladar a Marín los tráficos del puerto de Vigo, provocando así una situación de crisis en la instalación viguesa, desde la que intentaron convencer al operador para que no se marchará al puerto vecino.

También se solicitó por parte de Vigo la intermediación de Puertos del Estado en el conflicto, algo que el organismo público rechazó tras recordar que los precios de la estiba son el resultado de la existencia del libre mercado y de la competencia entre empresas.

De hecho, el presidente de Puertos del Estado señaló que las diferencias entre los estibadores de Vigo y Marín se deben a las negociaciones que haya hecho la Sagep, lo que provocó que Anesco le exigiese una rectificación pública. A finales de mes, la naviera ha obtenido la autorización para operar en Marín, mientras que el puerto de Vigo ha citado a las empresas de la estiba de la instalación.

La reforma pendiente 

Anesco también apeló a la necesidad de hacer efectiva la reforma de la estiba española a principios de abril, semanas antes de que la Comisión Europea llevase de nuevo a España ante el Tribunal de Luxemburgo por no cumplir con la sentencia que condena el sistema español.

Mientras tanto, se mantiene el pulso en la estiba del puerto de Valencia, con el convenio colectivo de nuevo encima de la mesa y las empresas denunciando marchas lentas por parte de los trabajadores portuarios, acusación que fue tachada de «bulo» por parte de los estibadores.

Más allá de estos acontecimientos, cabe destacar que España ha ganado otra batalla a Holanda con el nuevo ‘tax lease’ y que los fletes desde Asia a Europa siguen siendo exiguos. Por contra, el Baltic Dry Index ha acelerado su recuperación a mediados de mes.

La aprobación del nuevo tax lease despeja el horizonte para los astilleros españoles.

España gana una nueva batalla a Holanda con el nuevo ‘tax lease’.

Por otro lado, se ha conocido en abril que España vuelve a la Lista Blanca del MOU de París y que la nueva terminal del puerto de Huelva tendrá una capacidad de más de 50.000 TEUs al año.

También ha vuelto a ser noticia el nuevo reglamento de la OMI que obligará al pesaje de los contenedores a partir de julio, generando expectación y escepticismo entre los estibadores canarios, así como el aumento en el desguace de graneleros y portacontenedores en 2016.

Además, Cosco ha cerrado la compra del 67% de las acciones del puerto de El Pireo, y propone junto a los operadores CMA-CGM, Evergreen y OOCL una nueva alianza en el transporte marítimo de contenedores, mientras las navieras Hapag-Lloyd y UASC negocian su fusión.