El sector del transporte por carretera español contempló en el inicio del 2016 como la Justicia volvía a darle la razón frente a la Administración. El Tribunal Supremo dictó en enero que el Gobierno español debía devolver todo lo recaudado por el ‘céntimo sanitario’ desde el año 2002.

El Estado había recaudado indebidamente 13.000 millones desde 2002 hasta 2012, aunque Hacienda cifró en 1.000 millones de euros la cantidad a devolver. Un mes más tarde, cuando se publicó el texto integro de la sentencia del Tribunal, desde Astic aplaudieron la decisión judicial al no ofrecer “ni peros ni condiciones” a las 4.000 reclamaciones presentadas por los transportistas. A mediados de marzo, el Supremo rechazó la solicitud de Hacienda de examinar las cantidades a devolver.

La Agencia Tributaria no fue el único órgano de la Administración con el que los transportistas tuvieron tiranteces a principios del ejercicio. En enero, desde la Froet avisaron que reclamarían a la Tesorería de la Seguridad Social la devolución de ingresos indebidos por la incorrecta cotización de los conductores. En la primera semana de marzo, desde Fenadismer apuntaron que dichas reclamaciones ascendían a 500 millones de euros.

Por otro lado, la aprobación a finales de 2015 de la llegada de los megacamiones en España no provocó, ni mucho menos, el cese del debate en el que se habían visto envueltos transportistas, cargadores y administraciones durante los últimos meses.

Al contrario, mientras Tráfico elaboraba el Proyecto de Instrucción Técnica para la autorización de ‘megatrucks’, desde Fetransa lamentaban su aprobación, desde CCOO la consideraban una “chapuza” y Aecoc, impulsora de la utilización de estos vehículos, organizaba una jornada para analizar sus pros y contras.

Megacamión de Acotral presentado en el Foro Nacional de Transporte de Madrid.

La circulación de los megacamiones seguía siendo motivo de debate.

En dicho encuentro se conoció cuáles son las configuraciones idóneas para los megacamiones y sus beneficios y costes para las empresas de transporte, Por su parte, desde la CETM criticaron que la asociación del Gran Consumo volvía a presionar al Gobierno para la implantación de las 44 tn.

Crecimiento de la actividad y dumping social

A pesar del crecimiento de la actividad que comenzaba a notarse en el primer trimestre del ejercicioel reestablecimiento de las fronteras en Europa y el «dumping social» de empresas deslocalizadas traían incertidumbre al sector.

A principios de febrero de 2016 se conoció que el transporte nacional español había conseguido recuperar el aliento en 2014, tras seis años de caídas, iniciando una senda de crecimiento que tuvo su continuidad en 2015

Pero volvían los ataques a camiones españoles en Francia, las empresas de transporte deslocalizadas en Europa del Este ganaban cuota de mercado en el país, la Comisión Europea amenazaba con denunciar a España por la exigencia de los tres vehículos, lo que finalmente haría, y el área Schengen peligraba.

Además, mientras Europa tomaba medidas ante la reaparición de los controles fronterizos, los estados miembros seguían implantando medidas unilaterales y Francia comenzaba a imponer multas de hasta 6.000 euros a los transportistas españoles tras una reinterpretación de la disponibilidad en relación con las ‘pausas’ de actividad.

atasco en puesto fronterizo

El área Schengen peligraba.