El mes de junio ha tenido un sabor agridulce para Renfe Mercancías, pues el crecimiento de sus tráficos en el primer trimestre ha sido inferior al registrado por los operadores privados, que siguen ganando fuerza en el mercado.

Consciente de que necesita un cambio, la división ha decidido abrazar las nuevas tecnologías y tiene prevista una inversión total de 2,5 millones de euros para adaptar la gestión y el control del tráfico ferroviario de mercancías a las nuevas realidades tecnológicas. De momento, ya tiene operativo en Madrid un centro de control para garantizar la trazabilidad de todos los trenes en circulación.

Además, el Gobierno en funciones no descarta una alianza de la empresa pública con Deutsche Bahn, lo que permitirá avanzar hacia la creación de un nuevo ente logístico integral, aumentar sustancialmente los volúmenes gestionados e incrementar su presencia geográfica.

No es la única tarea que tiene por delante el Ejecutivo, pues desde la Comunidad Valenciana han vuelto a exigir que se acelere el desarrollo del Corredor Mediterráneo. A nivel regulatorio, sí ha habido algunos avances, pues ya se ha publicado la nueva versión del reglamento relativo al transporte internacional de mercancías peligrosas por ferrocarril.

Obras ferroviarias

Mientras tanto, Adif sigue haciendo sus deberes y ha adjudicado el contrato de obras para la ejecución de cuatro nuevas vías en la terminal ferroviaria de mercancías Madrid-Vicálvaro, así como las actuaciones correspondientes a la primera fase de las obras de mejora de la terminal ferroviaria de Muriedas.

Tren de contenedores en el puerto Valencia

El puerto de Valencia ha incrementado la aportación que destinará a la mejora de los apartaderos en la línea con Zaragoza.

En cuanto a la conexión Valencia-Sagunto-Teruel-Zaragoza, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias adecuará la vía e infraestructuras del tramo Sagunto-Teruel y realizará actuaciones concretas entre Teruel y Zaragoza. También adaptará algunos tramos de la línea correspondientes a Castellón y Teruel para la circulación de trenes de 750 metros de longitud.

En su caso, el puerto de Valencia ha incrementado de 13,6 millones de euros a 20,6 millones la aportación económica que destinará a la mejora de los siete apartaderos de trenes de la conexión, que también se prolongarán para poder recibir trenes de 750 metros.

Por otro lado, Renfe Mercancías ha adjudicado diferentes contratos para la realización de servicios en tierra para cinco de sus terminales de mercancías en varias áreas de la geografía española. Además, ha comenzado a operar un servicio de Euro Pool System para el transporte de frutas y hortalizas entre las ciudades de Valencia y Rotterdam en contenedores totalmente refrigerados.

Ferroportuario

En los puertos españoles, el tráfico ferroviario total de mercancías ha crecido un 26,6% en el primer trimestre. La Autoridad Portuaria de Huelva está inmersa en el proyecto europeo I Rail para la mejora y digitalización de la interoperabilidad ferroviaria en territorio europeo, mientras en Bilbao, Cosco ha ampliado su terminal ferroviaria, que ha pasado de contar con 13.950 m² a 41.800 m².

Además, el puerto de Vilagarcía ha estrenado su nuevo trazado ferroviario con una operativa que ha cubierto Renfe para Boluda, y el de La Coruña ha adjudicado el contrato correspondiente a las obras de mejora en varios tramos de vía de la red ferroviaria. Mientras, en el puerto de Avilés, dos ofertas compiten por el contrato para la modificación del trazado de la margen izquierda.