La actualidad del transporte parece monopolizada en las últimas semanas por los peajes.

En los últimos siete días, mientras que el peaje para camiones de Guipúzcoa parece más cercado que nunca, a la vista de la última decisión del Supremo y aunque la Diputación insiste en seguir cobrándolos hasta que su publique oficialmente la sentencia que elimina el sistema, su vecina Vizcaya ha anunciado su intención de poner en marcha un sistema similar en un plazo no muy lejano, aunque ello suponga un sobrecoste para las empresas de un sector que ya ha alzado la voz.

Así mismo, con la aprobación definitiva del Plan de Recuperación por la Comisión Europea, además de la lluvia de millones prometida, también nacen algunas obligaciones para el país, como la del establecimiento de un sistema de peajes para las autovías del que poco más se sabe, pero que parece una promesa en firme y para el que Transportes insiste en que busca consenso.

Frente a estas tasas que se atisban en el horizonte, el Reino Unido ha decidido, a la vista de cómo está el panorama, alargar un año más la suspensión de su su tasa para vehículos pesados, la ‘HGV levy’.

Europa ha acordado modificar la regulación de la euroviñeta, para reemplazarla por un sistema de peajes más homogéneo.

En la Unión Europea, esta semana se ha producido un acuerdo para modificar la regulación de la euroviñeta, con el fin de reemplazarlo por un sistema de peajes más homogéneo, en función de la distancia recorrida, sobre los principios de pago por uso y de que quien contamina paga, y que deberá confirmarse.

Costes y actividad al alza

También relacionado con los peajes está relacionada la creciente presión vecinal existente en los municipios navarros por los que pasa la N-121A y que han empezado a recoger firmas para desviar los camiones a la A-15.

Además, en Galicia parece más cercana la llegada de la ansiada bonificación del 20% para el precio que pagan los transportistas gallegos en sus tránsitos por la AP-9.

Por lo que respecta a la situación del sector, la publicación de los últimos Observatorios del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana certifica un incremento de la actividad en el transporte, así como un ascenso de los costes, especialmente del gasóleo, como reflejan las ocho semanas seguidas que lleva al alza, aunque los costes laborales parecen estabilizados.

Así mismo, parece que Transportes se decanta por modificar la regulación de pesos y dimensiones de los camiones y habla abiertamente de encontrar un calendario consensuado para que vehículos más grandes y con mayor capacidad de carga puedan circular por el país, algo que, sin duda, tendrá su impacto en el mercado.

En cuanto a los conductores, un reciente informe chino refleja la influencia de los malos hábitos alimenticios en la fatiga de los chóferes profesionales y, consecuentemente, en la concentración al volante, así como en la seguridad vial.