La semana en el transporte de mercancías por carretera ha estado marcada por el relevo de José Luis Ábalos al frente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana por la que hasta hace unos días era la alcaldesa del municipio barcelonés de Gavá, Raquel Sánchez, que parece tener movilidad y vivienda como prioridades principales.

El reemplazo en Transportes implicará que la nueva ministra tenga que tomar el pulso al Departamento, con lo que de facto todos los expedientes pendientes se vuelven a colocar con el contador a cero y con las organizaciones sectoriales dispuestas al diálogo.

Más allá de este importante cambio, los últimos días los transportistas valencianos y castellonenses han levantado la voz y convocado paros por las colas que les hacen perder productividad en el movimiento de contenedores en los puertos de Valencia y Castellón, enclave en el que la terminalista considera que el pago por paralización al transporte sería de «cuestionable legalidad».

En la otra punta del país, el Gobierno ha dado el visto bueno a un ambicioso proyecto plurianual de bonificaciones para la AP-9, algo que reivindica el sector con intensidad y que, sin embargo, no ha logrado contentar a la Xunta de Galicia, que quiere que se implementen cuanto antes y que sean más ambiciosas.

En Portugal se ha aprobado una norma que implicará la prohibición para los conductores profesionales de realizar de las labores de carga y descarga.

Precisamente la Xunta de Galicia ha repartido las ayudas para la formación en el transporte a siete patronales por valor de 400.000 euros y les ha dado hasta noviembre para justificar los gastos, mientras que, a su vez, el Gobierno vasco ha incluido al transporte entre los sectores a los que destina ayudas para cubrir deudas pendiente y que podrán solicitarse hasta final de mes.

En el otro país peninsular, Portugal, se ha aprobado una norma que implicará la prohibición para los conductores profesionales de realización de las labores de carga y descarga, algo que persiguen desde hace largo tiempo todas las organizaciones empresariales del sector y que ahora les sirve como ejemplo bien cercano.

Así mismo, los sindicatos han reacionado a la exención temporal de los tiempos de conducción y descanso decretada en el Reino Unido, ya que, a su juicio, además de no servir para luchar contra la escasez de conductores, aumentará la fatiga de los profesionales y, consecuentemente, la inseguridad vial.

De vuelta a España, Fenadismer denuncia la «actuación desproporcionada» de la Inspección de Trabajo con las empresas de transporte para verificar el cumplimiento de las medidas anti-covid.

Buenas estadísticas

Por lo que respecta a los datos estadísticos del sector, parece que el transporte mejora su confianza empresarial de cara a la segunda mitad del año, sobre todo a la vista de que el segundo trimestre ha sido algo mejor que el primero.

En paralelo, los volúmenes de cargas avanzan por la senda hacia la recuperación y anticipan, según Wtransnet, una campaña de verano con perspectivas muy optimistas.

Los volúmenes de cargas bullen hacia la recuperación y anticipan una campaña de verano con perspectivas muy optimistas.

Al tiempo, parece que se registra una tendencia a la moderación salarial en los nuevos convenios colectivos de logística y transporte, se observa tanto en los de empresa, como en los de ámbito superior, mientras que, por otro lado, el plazo medio de pago en el transporte por carretera se ha incrementado en junio hasta los 87 días, incluso con un 48% de los pagos hechos a más de 90 días.

De igual manera, en junio ha vuelto a crecer por segundo mes consecutivo la contratación laboral en la logística y el transporte, salvo en el segmento de actividades postales y de correo, y, a la vez, también ha crecido el número de empresas del sector.