La llegada del pico máximo de consumo de cara a los dos últimos meses del año está aumentando la tensión sobre la cadena de suministro global, en un entorno incierto de flujos alterados

En este sentido, los Estados Unidos parece decidido a tomar medidas y la Administración Biden trabaja para abrir los puertos por la noche, al tiempo que presiona a retailers y paqueteras para que aceleren los envíos a tiempo completo para evitar desabastecimientos en los dos próximos meses, los últimos de tempestuoso 2021.

De igual modo, parece como si las disrupciones en la cadena de suministro aún pudieran empeorar, toda vez que la producción global se está viendo obstaculizada, pues las entregas no se realizan a tiempo, los costes y los precios van a seguir aumentando, y el crecimiento del PIB a nivel mundial ya no será tan sólido.

Como piedra de toque, la crisis de suministros ha hecho caer la venta mundial de ordenadores, con efectos que se alargarán hasta bien entrado el 2022, con escasez en la campaña navideña.

La crisis de suministros amenaza el pico de consumo de final de año.

Mientras tanto, en el ámbito empresarial, la carga aérea sigue manteniendo un impulso ciertamente reseñable en España, mientras que a nivel global se enfrenta a retos como la sostenibilidad, la modernización y la seguridad en sus servicios.

En este entorno, IAG Cargo ofrece una nueva ruta entre Madrid y Dakar para atender la creciente demanda en el transporte de mercancías entre Europa y África Occidental y, al tiempo, Trabajo ha dado luz verde a la prórroga del ERTE de fuerza mayor de Iberia, con lo que la compañía renuncia al alternativo que tenía previsto por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Además, el aeropuerto de Teruel, cerca de su capacidad máxima, trabaja para ampliar su espacio para estacionamiento de aeronaves.

Mientras, GLS negocia la adquisición Rosenau Transport para reforzar su negocio logístico y de transporte en Canadá y los Estados Unidos.

La carga aérea crece en España con retos en el horizonte.

Al tiempo, parece que las incertidumbres del momento actual se ha trasladado a la planta de Opel en Zaragoza, en la que la marca ha rescindido el contrato que tenía con ID Logistics hasta julio de 2023, mientras el operador galo se plantea pedir responsabilidades porque estima que prestaba servicios «de forma continuada y a satisfacción».

En el ámbito político, esta semana se han presentado el proyecto de Presupuestos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, en el que la logística y el transporte tienen un papel secundario, y que recorta levemente la asignación del servicio postal universal.

En inmologística, la contratación de activos logísticos mantiene su fortaleza con un nuevo máximo histórico y un crecimiento de un 27% anual entre enero y septiembre, mientras la inversión se ha disparado un 157% en el período.

En la última semana, Amazon vuelve a acaparar los focos del sector, con una nueva plataforma operativa en Tarragona desarrollada por Goodman, así como otras tres instalaciones del e-tailer en el país.