Finaliza 2019 con un nuevo incremento del comercio electrónico que, año tras año (y ya van unos cuantos), sigue actuando como un sólido tractor para el sector logístico a escala planetaria.

Sin embargo, pese al tirón del e-commerce, que ya se prolonga durante el último lustro, la economía internacional ofrece señales contradictorias que alertan de la incertidumbre que se vive en el comercio a nivel mundial, tal y como refleja el hecho de que la conectividad mundial se resienta en todo el globo, con perspectivas a corto plazo que empeoran.

En España, durante la temporada navideña hasta un 71% de los españoles ha realizado compras por internet en el período, en un escenario en el que contrasta el fuerte crecimiento de los envíos de paquetería con el desplome de los servicios postales, un mercado en el que Correos copa el 96% de los envíos, aunque con datos de entrega que empeoran.

De igual modo, el gasto medio en el canal on-line en España ha crecido un 10% en 2019 y un 56% de las pymes españolas ya ha probado los envíos de última milla, pese a que, según algunos estudios, hasta un 80% de los consumidores on-line ha tenido problemas con sus pedidos.

En esta misma línea, en los Estados Unidos se ha batido el récord de envíos durante el ‘Cyber Monday’, en un escenario en el que tanto la tecnología blockchain como la automatización se convertirán en las tendencias tecnológicas dominantes en el sector logístico.

carga de furgonetas de UPS en un muelle

Los envíos de paquetería han vuelto a romper registros máximos durante el pasado ‘Cyber Monday’ en los Estados Unidos.

Crecimiento moderado

Dentro de este contexto, la cifra de negocio del sector logístico modera su fuerte crecimiento, algo que también se traslada a los costes laborales, así como a los precios de los servicios. Frente a ello, los stocks comerciales se han desinflado antes de la temporada de mayor consumo.

En el ámbito de las ciudades, donde suele moverse el comercio electrónico, esta presión que se vive en los servicios de paquetería se traduce en la elaboración de planes para limitar el acceso de los vehículos más contaminantes, así como en planes especiales para la distribución urbana de mercancías, algo por lo que los repartidores y transportistas piden más agilidad en los trámites administrativos para evitar perjudicar el servicio.

Como parte de este escenario, siguen viviéndose tensiones en lo que respecta a las relaciones laborales en las plataformas digitales, así como una dura pugna entre Correos y los operadores privados por el dominio del mercado de paquetería.

Maquina de Correos para entrega de paqueteria CityPaq en Renfe

Correos y las paqueteras luchan por el acceso a las terminales automáticas.

Proyectos de mejora de la gestión logística

Como en meses anteriores, las empresas siguen afinando la gestión de sus actividades logísticas y de transporte como un importante vector para reducir costes y mejorar la atención al cliente.

En este sentido, por ejemplo, DHL Supply Chain Iberia ha trasladado su torre de control a Valencia, FM Logistics sigue trabajando para reducir su impacto medioambiental y Grupo Alonso ha incorporado a la transitaria portuguesa All Ways Cargo.

Al tiempo, Amazon vuelve a redoblar sus inversiones en España y su competidor Aliexpress ha abierto su primera tienda en Barcelona, al tiempo que prevé invertir cinco millones en la digitalización de las pymes españolas.

Por otra parte, Carrefour ha ampliado sus servicios de reparto con Glovo a once ciudades españolas e Inditex sigue trabajando para reducir inventario gracias a la integración omnicanal y el uso de RFID.

En el plano internacional, ID Logistics sigue potenciando sus servicios logísticos para e-commerce en los Estados Unidos, mientras que DB Schenker ha ganado presencia en el Cáucaso y Asia Central, Gefco, por su parte, potencia sus servicios de transporte internacional de productos farmacéuticos y BMW se plantea utilizar servicios de transporte marítimo de cero emisiones a partir de 2030.