Parece como si el actual marco, repleto de incertidumbres, estuviese acelerando toda una serie de transformaciones que llevaban años esperando para romper definitivamente en el sector logístico y que ahora parecen abrirse camino.

Los cambios afectan tanto a la propia operativa de un sector tan heterogéneo, como a la gestión empresarial que vive un proceso imparable, como es el de la colocación de algunos de los principales grupos navieros del planeta en el centro neurálgico de la gestión de las cadenas de suministro más internacionalizadas y complejas.

Incluso, en los Estados Unidos, la nueva Administración Biden parece dispuesta a reorganizar algunas cadenas de suministro críticas para el país que han colapsado en el último año.

En este sentido, durante el último mes, CMA-CGM ha anunciado la puesta en marcha de una nueva línea de negocio centrada en la carga aérea, un segmento que vive meses convulsos y que ha visto cómo su capacidad ha descendido a niveles mínimos, aunque parece que el sector va recuperando el pulso.

Dentro de este segmento se suceden movimientos, como los realizados por DHL y DSV, mientras que los aeropuertos españolas más especializados en tráficos de carga parecen haber solventado lo más duro de la crisis sanitaria mejor que los que dependen más de los viajeros.

La carga aérea vive unos meses turbulentos en cuanto a capacidad y demanda.

El comercio electrónico, un empuje que no cesa

En el ámbito de la operativa, la pandemia parece haber acelerado tendencias ya existentes y que ahora viven un gran auge mecidas por un comercio electrónico imparable, como constata el hecho de que el mercado mundial de paquetería ya haya sobrepasado los 100.000 millones de paquetes y con el negocio transfronterizo lanzado.

Sin embargo, en este mismo ámbito, el del e-commerce, también quedan muchas cosas por aclarar especialmente en las relaciones que establecen los repartidores con las plataformas, máxime cuando se espera más pronto que después la llegada de la llamada ‘Ley Rider’ que habrá de suponer un antes y un después en un sector que ha multiplicado por cinco el número de empresas existentes en todo el planeta en la última década.

Adicionalmente, también crece la presión sobre la subcontratación en las cadenas de suministro, mientras que, en paralelo con el reto que supone la digitalización del sector, también parece acelerar la apuesta por la sostenibilidad.

mensajeros-ciclistas-blade-riders

La condición laboral de los ‘riders’ tiene una gran incidencia en el mercado del delivery.

Actualidad empresarial del sector logístico

Dentro del plano empresarial, durante febrero han destacado especialmente la toma de posición de Seur en el capital de Koiki, así como el efecto que podría tener el proceso de despidos que plantea FedEx a nivel europeo, que en España afectará a sus filiales en el país.

Por otra parte, Geodis también se impulsa en el este de Europa gracias a nuevas adquisiciones, mientras que Uber mete la cabeza en el segmento de envío a domicilio de bebidas alcohólicas y, adicionalmente, SF Holding se ha hecho con una participación mayoritaria en el capital de Kerry Logistics.

En este mismo ámbito, Amazon ha lanzado su servicio de envío de perecederos en España, mientras que Bergé potencia su presencia en la logística de automoción en Iberoamérica y Gefco se refuerza en el norte de África con un nuevo almacén en Tánger.

De igual manera, Kuehne Nagel también ha querido fortalecer su presencia en el potente mercado asiático, precisamente con Alibaba también reforzando estructuras para poder atender el pico de actividad que se registra en china con motivo del Año Nuevo, mientras que de vuelta al plano nacional, Palibex se concentra en seguir creciendo a buen ritmo frente a las dificultades.