Parecía hecho, pero las cosas en Bruselas (como en el resto del mundo, por otra parte) no son como parecen, sino como finalmente se producen.

A este respecto, el Paquete de Movilidad, tras largos años de batallas encendidas, se dirigía plácidamente hacia sus dos últimos trámites antes de entrar en vigor, cuando el cambio en la Comisión ha amenazado muy seriamente con deshacer lo que parecía un acuerdo seguro y lo deja en el alambre.

Restricciones, fiscalidad y ¿euroviñeta?

Algo similar pasa con las restricciones de tráfico para camiones, de las que poco se ha informado al sector al que, sin embargo, se ha buscado calmar con una reunión posterior que, hasta la presente, no se ha traducido en cambios, pese a que, por el medio, Cataluña ha aprobado su nueva orden para 2020.

Este debate, sin embargo, siempre da pie para otro más profundo en relación con la financiación de las infraestructuras y su impacto sobre la fiscalidad del transporte, una amenaza cada vez más palpable, que se redobla a nivel de la UE.

Como no todo es para mal, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha preferido suavizar la pena de pérdida de honorabilidad, ante el revuelo que había levantado en el sector tras la reforma del ROTT del año pasado.

La estructura del sector y las condiciones de trabajo tienen mucho que ver en la escasez de conductores.

Por otra parte, durante este mes de febrero, se ha alargado el debate sobre la falta de conductores, algo que nadie parece discutir ya, aunque, sin embargo, el debate ahora se centra sobre las causas de esta escasez y, lo que es peor, sobre la falta de relevo.

Así pues, mientras que unos estiman que las condiciones expulsan a los profesionales, otros alegan que la estructura empresarial del sector, acentuada, a juicio de algunos, por la reforma del ROTT de hace un año, y la falta de una mayor capacidad para incrementar los precios de los servicios, merced a los tan traídos y llevados ‘tenders’, impiden que los salarios estén a los niveles que merecerían los conductores.

Además, en esta cuestión hay que sumar el hecho de que no se circunscribe únicamente a España, sino que es un problema extendido por toda la Unión Europea, donde se observan prácticas de contratación de conductores muy dudosas que ya han llegado al Parlamento Europeo.

Buenos volúmenes, precios no tanto

De igual modo, este mes también se han conocido los datos relativos a volúmenes movidos por carretera en 2019, con un crecimiento digno de mención que no tiene una traslación en paralelo por lo que respecta a precios, que crecen en menor medida.

Mientras, con los agricultores desarrollando una protesta en la que muchos transportistas ven similitudes con lo que pasa en su sector, por aquello de los precios por debajo de coste, el Comité Nacional ha vuelto a remitir sus peticiones al Gobierno, por ver cómo reacciona.

En el ínterin, los tribunales todavía tienen pendiente decidir qué hacen con el requisito de antigüedad media de la flota, aunque, hasta la presente, han decidido ‘pasar a grande‘.

Algunos usuarios achacan sin razón una elevada siniestralidad a los camiones.

Por otro lado, Atfrie ha recibido una buena noticia procedente, también, de los tribunales que ha limpiado de un plumazo su buen nombre y, ya de paso, le ha dado un rapapolvo a Competencia.

Al tiempo, también en el frente judicial se suceden las sentencias, ya sea en un sentido, o en otro, en relación con el cártel de camiones como una gota fina que va haciendo río hasta que lleguen definitivamente al mar del Supremo.

En febrero se ha añadido un nuevo debate que tiene que ver con la siniestralidad de los camiones, mientras que el paso de los meses ha permitido comprobar que el impacto del salario mínimo en el sector no ha sido todo lo duro que se esperaba.

Así mismo, durante el segundo mes del ejercicio se han producido novedades en la negociación de convenios colectivos provinciales de Cantabria, CuencaLa Rioja, entre otras.